Medina Azahara, la Ciudad de Azahara, la Ciudad Olvidada, la Ciudad Admirada… (por Petruska y Petruskina)

La ciudad perdida de los omeyas, مدينة الزهراء, Madīnat al-Zahrā, a unos cinco kilómetros de Córdoba y a las faldas de Sierra Morena, una joya árabe de la península ibérica, construida por Abd-al-Rahman III, que acogió hasta 12.000 habitantes y que representa la esencia del periodo más álgido del esplendor del califato.  Obra cumbre del arte islámico andalusí y uno de los mayores yacimientos de época medieval en Europa.  Y si quieres descubrir por qué la hemos llamado de tres formas diferentes, os invitamos a que continuéis leyendo… 😉

Os podría contar mil historias sobre ella, algunas leyendas muy románticas, y datos muy reales de su existencia.  Os podría contar que esta ciudad sólo está excavada en un diez por ciento de toda su superficie, y que ese porcentaje sólo corresponde a una parte de la residencia del Califa, y la Mezquita. Y, también, que la puerta por donde se accede hoy día a esta ciudad es la llamada ‘Puerta Norte’, y por aquí se abastecía al palacio de alimentos y materiales de construcción, y había instalado un puesto de guardia para controlar el acceso (en la imagen también aparece un guardián, pero es el guardián de mi corazón 😉 )

Y también os podría contar que que la parte más alta de la ciudad es donde se edificaron las viviendas residenciales, rodeando la ‘Dar Al-Mulk’ o ‘Casa Real’, residencia del Califa.

   

Además, os contaré que la rampa que podéis ver en las imágenes de más abajo eran calles muy importantes en determinados acontecimientos políticos, ya que por ahí accedían las comitivas de ilustres visitantes desde el ‘Gran Pórtico‘ hasta las dependencias oficiales.

   

Pero también os podría hablar de que, una vez los visitantes dejaban atrás el ‘Gran Pórtico‘, debían cruzar un hermoso jardín, donde me gusta imaginar que crecieron  en su día bellas y blancas flores de naranjos y limoneros, o plantas curativas para fines terapéuticos.  Presidiendo este jardín, se sitúa el edificio ‘Dar Al-Wazara‘, cuyo fin era puramente administrativo y político, con despachos y archivos.

 

 

Y me encantaría contaros que el ‘Gran Pórtico‘ y su ‘Plaza de Armas’, según se cuenta, fueron construidos para impresionar al visitante, y el pórtico tenía por entonces 14 arcos abiertos con un mirador sobre el arco central desde donde parece ser que el Califa pasaba revista al ejército.

Y además, situándose muy cerca del ‘Gran Pórtico’, se encuentra una de las tres mezquitas que por lo visto existen en esta ciudad, aunque sólo hay una descubierta, ésta, la llamada ‘Gran Mezquita Aljama‘, y a la que tenían acceso tanto los habitantes del Alcázar, como del resto de la ciudad.

Y os contaré que al lado de la ‘Casa de Ya’far‘, el primer ministro del Califa, se encontraba ‘La Casa de la Alberca‘, y muy cerca de ambas, estaba situado el ‘Salón del Califa‘, donde se celebraban dos grandes fiestas anuales del Islam.  Todas y cada una de ellas con patios centrales, destacando las pilas y fuentes con surtidores que, además de tener una función decorativa, abastecían de agua a los diferentes edificios y viviendas.

  

  

Parece ser que las figuras en bronce con forma de ‘cervatillos’ encontradas en esta Ciudad, como la que os dejo en la imagen de más abajo, eran esculturas decorativas que se encontraban en los surtidores de agua antes mencionados.

Y en la parte más baja descubierta, por debajo del ‘Salón Rico’ desde donde el Califa accedía a la ‘Mezquita Aljama‘ a orar, os contaré que existe otro gran jardín llamado ‘El Jardín de Crucero‘.

Y por último, también os podría contar que esta Ciudad mide 1515 metros de este a oeste, y 745 metros de norte a sur.  Y que fue creada como ejemplo de la época de mayor esplendor de Al-Andalus, una ciudad tan bella, que no tenía comparación con otra alrededor del mundo.  Y que el lugar donde se construyó no fue fortuito, se eligió a conciencia para que la Ciudad destacara sobre el paisaje de la imponente sierra que lo vigila. Se cuenta que ésta Ciudad fue un capricho del soberano Omeya Abd Al-Rahman III para presumir del esplendor político, económico y cultural del califato.

Y además os contaré que la también llamada ‘La Ciudad que Brilla‘ se empezó a construir hacia el año 936 d.C., y la razón más romántica por la que nació, es que fue por amor, y que apenas duró 75 años, y que, a pesar de nacer por amor, murió por odio y ansia de poder.  Y que cuando comenzaron las luchas internas que acabaron con el opulento califato omeya, comenzó la destrucción y saqueo de la ciudad.  Almorávides, almohades, cristianos,… en distintas fechas, tuvieron en esta Ciudad un pozo sin fondo de materiales lujosos como capiteles, columnas o mármoles decorativos, que sirvieron para adornar desde edificios de los Reinos de Taifas en el Siglo XI, a columnas de la Mezquita de Qasbah en Marrakech, pasando por los Reales Alcázares de Sevilla, o Catedrales de Tarragona, Gerona y Braga, y también para la construcción del Monasterio de San Jerónimo, en el Siglo XV.

Y no podría olvidar, como olvidada fue esta Ciudad durante siglos, olvidada incluso su ubicación en el mapa, que gracias a la iniciativa de los estudiosos de primeros del Siglo XX y la creación de la institución Conjunto Arqueológico de Madinat Al-Zahra, es custodiada y protegida, restaurada y difundida como un gran proyecto cultural y cuyo reconocimiento como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO impulsaría el descubrimiento del otro noventa por ciento de su superficie que aún queda por excavar.

                       

Os podría contar todo lo que os he contado 😉 pero lo que yo quería realmente es que descubrierais el motivo por el que se le llamó ‘Medina Azahara’ o ‘Ciudad de Azahara’, según la mirada de Petruskina, en un relato con el que mi mini-yo se estrena en el blog, y que espero que os guste 💚


¡Hola! Me llamo Petruskina, vivo en una ciudad que se llama Córdoba y hace unos meses fui con mi abuela a conocer una ciudad muy cerca de la mía que hace mil ochenta y dos años que nació, y que a su edad, es la única candidata a ser nombrada Patrimonio Mundial de la UNESCO de todo nuestro país:  Medina Azahara,  ¿me acompañáis a conocerla? 🙂

Después de dos horas paseando por ella, paramos un momento a descansar y entonces, pregunté a mi abuela:

  • Abuela, ¿qué significa Medina Azahara?
  • ‘Ciudad tan bonita como una flor de azahar’
  • ¿Y por qué la llamaron así?
  • Te voy a contar una historia…

‘Resulta que hace muchísimos años, esta Ciudad era oscura, tenebrosa y sombría, cada día amanecía nublado, en los jardines por los que hemos paseado nunca florecían las plantas ni los árboles, las paredes de las casas siempre estaban húmedas y sus ciudadanos eran personas frías y tristes.  Estaban gobernados por Abderramán III, una especie de Rey de la época que, con el fin de que su ciudad fuera la más popular y famosa del mundo, cada año organizaba un evento deportivo que se llamaba Juegos Populares del Califato Omeya de Córdoba, pero en el que sólo podían participar niños.

Unas semanas antes de la nueva edición de estos juegos, el Califa Abderramán III, recibió un pergamino de una niña llamada Azahara y vecina de la ciudad.  La primera sorpresa del Califa fue que ese pergamino estuviera escrito por una niña, ya que por costumbre y ley, sólo los niños del Califato podían estudiar, de hecho, aquí surgieron personajes muy conocidos como Lucio Anneo Séneca, Averroes o Ibn Zaydun, famosos por ser grandes filósofos, poetas o médicos.

La pequeña Azahara le contaba al Califa que, cada año, esperaba ansiosa la vuelta de sus hermanos de los Juegos Populares del Califato para escuchar encantada cómo habían resuelto cada una de las pruebas de los juegos, que iban desde resolver un problema matemático a dibujar una constelación.  Le contaba que cada día, cuando terminaba de ayudar a su madre en casa, ella misma organizaba unos juegos parecidos y se imaginaba participando alguna vez en ellos, pero este año era especial, cumplía 10 años, y así se lo hacía saber al Califa.

El Califa, un poco terco y cabezota, pasó unos días pensando en la petición de esta niña y finalmente, accedió  a que participara, pero solo esa vez y porque era un cumpleaños especial.  La pequeña Azahara no cabía en sí de alegría cuando recibió la magnífica noticia califal, y nerviosa pero muy feliz madrugó el día de los Juegos para hacer realidad su sueño, en el que participó, y finalmente, ganó.

El Califa, muy sorprendido, le entregó el trofeo, la felicitó y le dio las gracias por abrirle los ojos y hacerle ver que las niñas tienen las mismas ilusiones e inquietudes que los niños, y que les gusta divertirse de la misma forma. Cuando Azahara levantó su trofeo, las nubes del cielo desaparecieron, y salió el sol, de los jardines comenzaron a brotar flores blancas y plantas verdes, el olor a la flor de azahar inundó toda la Ciudad, que comenzó a brillar como nunca, llena de luz.

El Califa Abderramán III, en honor a la pequeña Azahara, que le había dado una buena lección de igualdad, llamó a su ciudad:  Ciudad de Azahara, Medina Azahara’

FIN


Petruska y Petruskina quieren apoyar con esta humilde entrada la Candidatura de la ‘Ciudad de Medina Azahara’ como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, la ciudad de las mil leyendas y diferentes nombres, la Ciudad de Azahara, la Ciudad Olvidada, la Ciudad Admirada… 😉

PETRUSKA_parafirmarutas

Si quieres información para visitarla, pulsa aquí 

Si quieres apoyar la candidatura y conocer el manifiesto, pulsa aquí 

Anuncios

2 comentarios en “Medina Azahara, la Ciudad de Azahara, la Ciudad Olvidada, la Ciudad Admirada… (por Petruska y Petruskina)

¡Petruska espera tu opinión sobre sus rutas!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s